💭[Training for Business | #Reflexionlunes]. Esta técnica que usan mis hijos y mi mujer hizo que me trajera una alfombra de Tánger (Marruecos). ¿Te lo crees?

Esta semana pasada estuve a ver con mis suegros a Andorra 🏕🏕, y en las más de 6 horas de viaje en coche 🚗, mis tres hijos no pararon 🏴‍☠️ de utilizar la herramienta que mejor tienen aprendida de las “peticiones persistentes”
 
“Mamá, me compras en la gasolinera…”
“Vamos, por favor…”
“Cómpramelo…”
“¿Sí?”
“Por favor… cómpramelo”

 
Y así hasta que la mamá, o papá, cede ante la petición.
 
Bueno, esta técnica la aprendemos muy bien.
 
Tan bien, que cuando vamos cumpliendo año la perfeccionamos.
 
Por ejemplo, tu pareja o mujer quiere una alfombra nueva (esto me ha pasado🙋‍♂️ textualmente el año pasado en mis vacaciones en Tánger (Marruecos).
 
Pero en vez de desgastarte inmediatamente (como lo haría tu niño pequeño), lo que hace es hacer la petición persistente… a lo largo del tiempo y totalmente perfeccionada por la experiencia y el conocimiento de la persona a que tiene que realizar la misma:
 
“Necesitamos una alfombra nueva.”
 
Un tiempo después:
 
“Nuestra alfombra está horrible…”
 
Y después:
 
“Realmente no me gusta nuestra alfombra…”
 
Y así sigue.
 
Quizá unas semanas después mencione:
 
“Hay una alfombra a la venta en esta tienda de Tánger de pelo de cabra que…”

¿Sabes qué ocurrió? Mira 👇 🤦‍♂️. Adivina que llevo en el hombro y viajó con nosotros más de 1.000 Km desde Tánger (Marruecos)

  

Si la aplicamos constantemente en nuestra vida persona, debemos sentarnos a valorar si la estamos aplicando para el crecimiento de nuestro negocio.
Write a comment

Abrir el chat
Hola ¿En qué podemos ayudarle?