💭[Training for Business | #Reflexionlunes]. Te pido 🙏 que no dejes nunca de fabricar estos bocadillos 🍔.

Hace unas semanas que no tenga una llamada de teléfono o conversación con un cliente o amigo que no me cuente lo que se nos viene encima y lo mal que lo vamos a pasar de aquí en un meses, y todo ello por la  PUTA MIERDA 🙏 “perdón” del CORONAVIRUS.

Dado el momento que nos ha tocado vivir no podía perder más tiempo en contarte una moraleja que puede ayudarte 📐 para reflexionar sobre como tú y yo evaluamos nuestras experiencias y procesos de pensamiento, y que te va a permitir comparar la situación actual con la historia de un vendedor de bocadillos.

Recuerda que tu y yo podemos controlar y tomar iniciativas para provocar cambios (mejores o peores) para nuestros negocios que repercutan en nuestros clientes, equipos y aporten valor a la sociedad, por lo que no pierdas tiempo en pensar en lo buenos o malos que son nuestros políticos.

Espero de verdad que te veas como el verdadero FABRICANTE DE BOCADILLOS 🌭🧂 y que la siguiente vez que hablemos sea de tu negocio y de lo que este aporta a la sociedad.

¡¡¡VAMOS a ello 👇!!!

“Érase una vez un hombre que vivía muy cerca de un importante cruce de caminos. Todos los días a primera hora de la mañana llegaba hasta allí donde instalaba un puesto en el cual vendía bocadillos que él mismo horneaba.

Como padecía sordera y su vista no era muy buena, no leía la prensa ni veía la televisión pero eso si… vendía exquisitos bocadillos.

Meses después alquiló un terreno, levantó un gran letrero de colores y personalmente seguía pregonando su mercancía, gritando a todo pulmón: ¡Compre deliciosos bocadillos calientes! Y la gente compraba cada día más y más.

Aumentó la compra de materia prima, alquiló un terreno más grande y mejor ubicado y sus ventas se incrementaron día a día. Su fama aumentaba y su trabajo era tanto que decidió llamar a su hijo, un importante empresario de una gran ciudad, para que lo ayudara a llevar el negocio.

A la llamada del padre su hijo respondió: ¿Pero papá, no escuchas la radio, ni lees los periódicos, ni ves la televisión? Este país está atravesando una gran crisis, la situación es muy mala, no podría ser peor.

El padre pensó: ¡Mi hijo trabaja en una gran ciudad lee los periódicos y escucha la radio, tiene contactos importantes… debe saber de lo que habla!

Así que revisó sus costos, compró menos pan y disminuyó la compra de cada uno de los ingredientes, dejando de promocionar su producto.

Su fama y sus ventas comenzaron a caer semana a semana.

Tiempo después desmontó el letrero y devolvió el terreno.

Aquella mañana llamó a su hijo y le dijo:

-¡Tenías mucha razón, verdaderamente estamos atravesando una gran crisis!”

💎 Espero que te acuerdes de tus exquisitos bocadillos 🌭 cuando alguien, da igual quien y lo EXPERTA que se crea ser, venga a decirte lo mal que lo estamos pasando y lo que nos queda 🤦‍♂️🤦‍♀️ todavía.

Escribe un comentario

Abrir chat
Hola ¿En qué podemos ayudarle?